email-marketing

Email marketing parte 1: conceptos básicos

Si hay algo que en Paraguay usamos poquísimo es el email. La verdad, no sé si es la situación en general en América Latina.

Todos ven el email como algo “antiguo”, old fashioned. Y nada más lejos de la verdad.

Somos gente a la que no le gusta llamar por teléfono ni preguntar nada… entonces, ¿no se vuelve el email una de las mejores formas de llegar a los clientes?

 

¿Qué es el “email marketing” y qué beneficios tiene?

Por definición, cuando hablamos de email marketing, estamos hablando del email o correo electrónico utilizado con la intención de atraer a potenciales clientes.

Pensalo: es una vía directa para comunicarte con tu potencial cliente, mucho más que las redes sociales, en donde tu publicación puede perderse fácilmente.

¿O acaso no tenés vos tu email abierto todo el día en el fondo, mientras utilizás tu computadora?

92% de las personas que navegan en internet tienen cuenta de correo y pasan 1/4 de la jornada laboral en su correo electrónico (sí, en serio).

Por otro lado, también es mucho más económico mandar emails (incluso con una herramienta de pago) que hacer anuncios publicitarios.

Súper ventaja, ¿no? Esperá, todavía no te emociones…

 

El destinatario de tus correos

Por todos los dioses nórdicos que se te ocurran, no pienses que estoy hablando de enviar emails masivamente a cualquier persona.

¡Y menos que te hablo de comprar bases de datos!

Es altamente recomendable hacer campañas de email marketing siempre y cuando el email de tu lector o cliente lo hayas obtenido de manera legítima. Tenés prohibido enviar emails de propaganda, promociones o de cualquier índole a gente que no ha dado su consentimiento para recibirlos.

No lo digo yo, lo dice la ley *saca discretamente su matrícula de abogada y la pone sobre el escritorio*

Pero entonces, ¿a quién enviar tus emails?

 

Los suscriptores: the money is on the list

Lo ideal es que vayas haciéndote de una lista de suscriptores. Es decir, de gente que voluntariamente te ha dado su dirección de email para recibir correos tuyos.

Esto podés conseguirlo de varias formas ―tu agencia de marketing te dará la mejor opción― pero lo más usual es tener una “squeeze page” en tu página web para captar esos suscriptores.

En palabras simples: una mini paginita en donde (idealmente) ofrezcas algo a cambio de la dirección de email de la persona que está interesada en tu web (que por algo está ahí, ¿no?)

Esta squeeze page debe estar escrita de manera tal que el usuario no pueda resistirse y SE CONVIERTA. ¿Qué? Sí, en suscriptor 🙂

 

Emails a puerta fría

La otra opción es enviar emails a gente que no te conoce ofreciendo tus productos o servicios.

Pero para hacerlo, hay que tener muchísimo cuidado de no cruzar la línea del SPAM. El email debe estar redactado de manera tal que no sea agresivo, y, de hecho, invite al destinatario a iniciar una conversación contigo.

Personalmente, me parece un arte hacerlo (y tener éxito).

 

Tu negocio como destinatario del email

El email no es solo una vía para comunicarte con tus potenciales clientes, sino también para que ellos se comuniquen contigo.

Algo que veo muy seguido es a negocios poniendo su dirección de correo electrónico como contacto, pero sin usarla nunca.

Más que de copywriting, aquí hablamos de una cuestión de atención al cliente.

De decencia.

En una cultura como la nuestra, en que la gente no quiere llamar por teléfono para preguntar, poder acceder a información por escrito es esencial.

 

¿Lo aprovecharías?

Lo ideal es que tu web tenga toda la información que necesitan (ejem, ejem, copywriting en acción), pero que puedan tener un canal directo de comunicación contigo.

Creá tu lista de suscriptores.

Usá tu email.

Que te lean y escuchen tu voz 🙂

Deja un comentario