Email marketing parte 2: claves para un buen email de empresa

Email marketing parte 2: claves para un buen email de empresa

Pensar que lo único que se necesita para lograr una buena comunicación entre empresa y cliente es redactar un email y enviarlo, es muy naïve.

La mayor parte de la gente que recibe tus emails los borra. Es una realidad.

Sin embargo, existen formas de “enchurrar” los emails para mejorar tanto la tasa de apertura como la de interacción del lector.

En realidad, es algo bastante simple: desaprender todo lo que te enseñaron sobre emails corporativos.

Aquí, los aspectos a tener en cuenta a la hora de planear y escribir un email. ¡Un poco de email copywriting y ya tendrás tu correo preparado para enviar!

 

1. Tener claro el objetivo de tu email de negocio

Nunca hay que enviar un email (de empresa, sobre todo) sin un objetivo claro. Este objetivo debe quedar claro desde el primer momento.

¿Qué querés conseguir? ¿Que lean tu último post, que te dejen un comentario en tu blog, que compren un producto…?

Un email puede tener distintos objetivos. Entre ellos, los dos más comunes son:

  • Establecer una relación de confianza
  • Vender

Como recomendación general, la mayoría aconseja seguir el esquema de 80/20 para el contenido de los emails:

  • 80% contenido de valor dirigido a establecer y reforzar la relación con el cliente y
  • 20% de contenido dirigido a la venta.

Néstor Marquínez, por su parte, recomienda que los emails se compongan de 90% de entretenimiento y 10% de valor. Además, como aportar valor, él no se refiere a dar contenido gratis simplemente, sino a dar conejos y guías y entretener de manera constructiva al lector.

 

2. Tener en claro el destinatario

Todos estamos atiborrados de emails. Por eso, filtramos los importantes de los que parecen correos masivos de propaganda.

Aquellos emails dirigidos a una masa de gente ofreciendo quién sabe qué, no nos interesan.

Pero aquellos emails que de una nos dejan ver que están dirigidos a nosotros, nos llaman la atención.

Correos personalizados. Artesanales. Aquellos que dejan ver que hubo esfuerzo detrás.

Esos sí que nos interesan.

Para poder mandar emails así a tus lectores, clientes potenciales y clientes de siempre, es necesario conocerlos. Me gusta esta frase de Maïder: “Tus clientes son las primeras personas en las que piensas cuando hablas sobre tu negocio”.

¿Pensás en quién te lee cuando enviás un email? Ejem ejem, sí, hablamos del cliente ideal.

 

3. Tener un título/asunto purete

El asunto es el que debe generar ese deseo de hacer clic en el email para ver qué hay adentro en vez de mandarlo al basurero.

Los expertos coinciden en que debe ser súper breve (de 30-40 caracteres) y debe mencionar el valor añadido (lo que ofrecés, por qué el lector debería leer tu mail) utilizando también verbos de acción.

Maïder también da una fórmula muy sencilla para generar asuntos en los emails:

Curiosidad + beneficios es igual a…. INTERÉS

OJO con utilizar palabras como “novedad”, “gratis”, “exclusivo”, “24 horas”, porque son usualmente detectadas por los filtros antispam, con lo cual arriesgarías que tus correos vayan directamente a la carpeta de correos no deseados.

Las mejores líneas de asunto son, según Néstor Marquínez (experto en email marketing):

  • Las que despiertan una emoción en el lector (por ejemplo, curiosidad)
  • Las que hablan de una promesa

via GIPHY

 

4. Introducción y tono del email

El tono se define en la introducción del email. Es la forma en que el lector percibirá lo que vamos a decir.

La introducción es la que tiene que asegurarse que el lector siga leyendo el resto del email. Las formalidades como “Estimado Sr. X” están muy pasadas de moda y representan una barrera de entrada entre vos y el lector. Es una distancia innecesaria.

Imaginate que estás hablando con alguien en persona. Nadie dice “te hablo en relación con…” No.

Es mucho mejor apostar a frases que utilizarías a diario, como “Hoy vengo a contarte que…”

De entrada, el email es mucho más amigable y se asemeja a una conversación con un amigo. Aunque esto no tiene que pasarse de la raya, a menos que vaya con el tono de tu marca en sí.

Es súper importante también mantener el mismo tono a lo largo de todo el cuerpo del email.

 

5. Estructura y contenido del email

Según el objetivo del email, la estructura y el contenido serán distintos. Rosa Morel realiza un interesante análisis sobre las diferencias entre los emails de venta y los no dirigidos a la venta (como las newsletter).

Resumiendo, a ella le ha funcionado bien que el contenido de las newsletter sea de alrededor de 4 párrafos y contenga alrededor de 2 calls to action principales (en su ejemplo, un enlace a un post) y uno extra (invitación a unirse a un grupo de Facebook).

En cambio, el contenido de un email de ventas vendría a ser más largo, porque está dirigido a preparar el terreno para la venta.

El cuerpo entonces rondaría por los 7 a 10 párrafos y tendrían que estar más trabajados a consciencia para preparar al lector a comprar un producto o servicio. Por ello, debe tener una sola call to action y debe estar concentrado en esto, para no distraer al cliente de la acción deseada.

via GIPHY

 

6. Llamadas a la acción

Ya sabés el objetivo del email y tenés en claro lo que querés conseguir con él. El lector también debe tenerlo en claro y para eso tenés que hacérselo saber.

Aquí entran a jugar las llamadas a la acción.

Pueden consistir en enlaces o botones (por ejemplo, el link a un post del blog) o en simples frases (escribime si tenés alguna duda sobre este servicio).

Usualmente, lo que se recomienda es tener dos: una al comienzo y una al final.

 

7. Postdatas

Las postdatas empezaron a utilizarse mucho en el ámbito del email marketing.

Hubo una buena respuesta en cuanto a su efectividad, pues muchas personas simplemente hacen scroll hasta el final del email y terminan leyendo las líneas finales.

La postdata entonces se vuelve una manera súper efectiva de reforzar la idea principal o la acción que estamos buscando en el lector.

Sin embargo, últimamente se empezó a abusar muchísimo de su uso. A veces me llegan emails que tienen P.D. 1, P.D. 2, y ¡hasta 3 postdatas! Es como el cuerpo de un email entero solamente ahí abajito.

En una charla, el experto en email marketing Javier Cordero, comentó que lo que funciona la más de las veces en marketing es lo nuevo. Ahora, las postdatas pasaron de novedad a recurso extremadamente utilizado.

Siguen siendo útiles, pero conviene utilizarlas con moderación.

 

8. Pensar en la estrategia

Aparte de tener un objetivo, un email debe tener sentido dentro de una estrategia.

Los emails no solo sirven para responder a un cliente si nos escribe, sino para entablar una relación de comunicación con él.

Para ello, podemos realizar una cadena de emails estratégica dirigida a hacer que el cliente nos conozca y confíe en nosotros o a vender un producto o servicio.

Entre las cosas que hay que planear, están:

  • Los días en que llegarán los emails,
  • la hora, y
  • con qué frecuencia serán enviados.

Según el tipo de negocio, el nicho al que se dirige y el tipo de producto o servicio que ofrece, la frecuencia y los días ideales para mandar correos será distinta.

via GIPHY

 

Recomendación final

Tené en cuenta que la tendencia en este 2019 es humanizar el marketing. Humanizar Internet.

No hay un robot tras la pantalla (y no creas que eliminamos por completo esa imagen con un saludo cordial).

Tenemos que dejar ver quién somos. Que hay una persona con glorias y fracasos, fortalezas y debilidades detrás de ese conjunto de palabras que conforman el email.

Que esta parte importante de tu comunicación con tus clientes esté planeada también en tu estrategia general.

3 comentarios en “Email marketing parte 2: claves para un buen email de empresa”

  1. Muchas gracias por la referencia 🙂

    Me alegra ver que la filosofía No-Prisoners de email marketing sigue ayudando a más emprendedores.

    Como bien sabrás, soy un firme defensor del entretenimiento como herramienta de persuasión.

    Es la clave para vender más… y conectar con tu comunidad.

    Buen artículo!

    Un abrazoooo.

    • ¡Qué genial recibir un comentario tuyo, Néstor!

      Conecto muchísimo con esto, porque lo viví leyéndote; todavía tengo en la cabeza un email sobre los Iluminados (“nadie leerá esto”, creo que se titulaba :P) y eso que ya han pasado meses desde que lo enviaste.

      Tengo mucho que aprender de vos y espero poder ayudar a potenciar esta forma de hacer las cosas. ¡Gracias! =)

Deja un comentario