El enamorado máximo: el cliente ideal

El enamorado máximo: el cliente ideal

Por el día de los enamorados, decidí hablar de un tema que la verdad me quebranta bastante: el cliente ideal.

Ese personaje al que querés enamorar para que te compre.

Me quebranta más que todas mis relaciones amorosas fallidas juntas xD

¿Por qué?

Mucho hablan los expertos en negocios y emprendimientos sobre el cliente ideal, de lo importante que es definirlo y por qué es un elemento vital en la comunicación de una empresa.

¿Estás al tanto de esto? Juro que es más complicado que tener pareja.

 

Definición del bendito cliente ideal

Una comunicación efectiva se lleva a cabo entre un emisor y un receptor.

Vos, a través de tu página web o tus emails, sos un comunicador.

Tu receptor es la persona que está leyendo tus textos, ya sea los estáticos que forman el cuerpo de la web en sí, como los dinámicos (emails, posts, etc.)

Para que la comunicación sea efectiva, es necesario que utilices un código común para ambos; es decir, que hables su mismo idioma.

Para eso, tenés que conocer a tu receptor, tu lector, tu cliente.

¿Lo conocés?

 

TU cliente ideal

Muchos cometemos el error de ser demasiado agarrapá; queremos TODOS los clientes, TODOS los lectores, TODOOOOOOS.

Pero eso no es posible, por la sencilla razón de que no todos hablan el mismo idioma. Aparte, no todos quieren comprar tu producto o contratar tu servicio (no vas a venderle un shampoo anti-piojos a un pelado, ¿no?)

Entonces, lo primero que tenés que hacer es definir quién es tu cliente ideal. Solo así podrás escribir textos que atraigan a potenciales clientes, los convierta y fidelice.

 

Guía para crear al cliente ideal perfecto

La idea que proponen muchos expertos es crear esta persona “ficticia” que será tu cliente ideal. Para ello, tenés que preguntarte con qué tipo de persona te gustaría trabajar, y sobre todo, a quién podés ayudar con tu producto o servicio.

Aquí te paso una compilación de preguntas de varias fuentes (libros como “Letting go of the words” de Janice Redish, posts de Maïder, Samu Parra y Javier Cordero – autoridades en el tema) que pueden ayudarte a idear a este personaje:

  • ¿Quién es tu cliente ideal?
    • ¿Es hombre, mujer u otro?
    • ¿Qué edad tiene?
    • ¿A qué se dedica?
    • ¿Qué nivel de ingresos tiene?
    • ¿Qué nivel de educación tiene?
    • ¿Cuál es su situación familiar?
    • ¿Cuál es su relación con su entorno?

 

  • Intereses
    • ¿Qué le gustaría tener?
    • ¿Qué le preocupa?
    • ¿Qué es importante en su vida?
    • ¿Qué redes sociales o medios de comunicación utiliza (y en qué circunstancias)?

 

  • El cliente y tu producto o servicio
    • ¿Por qué este cliente compraría a tu competencia?
    • ¿Por qué este cliente entraría a tu web?
    • ¿Qué buscaría en tu web?
    • ¿Entiende el cliente las tecnicidades de tu negocio o necesita una explicación?
    • ¿Tiene el cliente capacidad de pagarte sin problemas por tus productos o servicios?
    • Este cliente, ¿te traerá más clientes?
    • ¿Disfrutás trabajando con este tipo de cliente?

via GIPHY

 

Opiniones encontradas

Hay opiniones discordantes en cómo “materializar” este cliente ideal.

Algunos sugieren ponerle nombre, apellido, y hasta una foto (genérica) para tenerlo como referencia, incluso haciendo un cartel y colgándolo en la pared de tu oficina.

Otros dicen que hasta tenés que hacerle “parte del equipo”, y cuando planees o escribas cualquier cosa, preguntarte: ¿qué haría Fulano?

Algunos indican no ponerle nombre de ninguna persona que conozcas, otros que tomes una persona que conozcas bien y que encaje con tu perfil como referencia.

Ya verás vos cuál consejo te viene mejor.

 

Crealo para enamorarlo

A mi me jode muchísimo este tema, porque al momento de escribir este post, todavía estoy en las fases iniciales de mi negocio independiente.

Es decir, todavía está fresca e imperfecta mi imagen de mi cliente ideal.

Que sos vos, que estás leyendo este post.

Lo único que tengo en claro es que puedo ayudar a gente que ame lo que hace, que pone el corazón en su negocio y que tenga buen sentido del humor (porque con gente negativa no pienso trabajar).

En tu caso, sea como sea que elabores el perfil de tu cliente ideal, lo importante es que lo tengas siempre presente a la hora de escribir. Es una clave importantísima para el copywriting.

Porque a fin de cuentas, estás teniendo una conversación con esta persona. Y lo que buscás es una respuesta (que se suscriba, que te compre, que te recomiende).

¿Por qué no planeamos bien esta conversación?

Deja un comentario