8 lugares en donde aplicar copywriting en tu proyecto

8 lugares en donde aplicar copywriting en tu proyecto

Por lo general, la gente recién entiende lo que hago cuando les pongo ejemplos.

Y es que mucho escuchamos sobre el copywriting en los últimos tiempos: escribir textos orientados a la venta, comunicar de forma diferente para vender…

Pero ¿dónde aplicar estas técnicas de copywriting?

Vamos a ejemplos concretos 🙂 pero primero…

 

Esperá… ¿Qué es el copywriting?

Repasemos. Redacción persuasiva enfocada a la venta. Es el arte de vender con palabras.

Sabés que te encotrás frente a un texto trabajado con técnicas de copywriting cuando leés la descripción de un producto y te provoca comprarlo, aunque ni te lo hayas planteado antes.

Sabés que se trata de copywriting cuando en vez de venderte tickets de avión, te venden experiencias y aventuras.

El copywriting es un texto con un objetivo claro: provocar una reacción determinada en el lector (a diferencia de lo que conocemos como marketing de contenidos o inbound marketing).

 

¿Cómo diferenciar entre copywriting y marketing de contenidos?

El marketing de contenidos consiste en proveer al lector de información de valor con el objetivo de ganarse su confianza.

A diferencia del copywriting, el objetivo no es provocar una reacción inmediata (comprar/contratar), sino que tiene un objetivo a largo plazo: ganarse la confianza del lector y posicionar al negocio como experto en su temática. Es una estrategia de marketing.

Por eso, un servicio de redacción de contenidos para un blog no es lo mismo que un servicio de copywriting.

 

Cómo usar el copywriting para atraer clientes

Las técnicas de copywriting se usaron desde siempre. Antes, predominaba su uso en medios impresos, como por ejemplo catálogos o publicidades.

Hoy en día, el copywriting web está en boga. ¿Por qué? Porque la mayoría de los negocios cuenta con una página web y utiliza medios digitales para promocionar sus productos o servicios. El medio online es ahora el canal más utilizado para buscar clientes.

Por la sencilla razón de que los clientes hoy se encuentran en Internet.

Así que, considerando de nuevo la diferencia con el marketing de contenidos, podemos sacar una conclusión (bastante simplista) de esto:

  • La redacción de contenidos se utiliza en los posts del blog
  • El copywriting se utiliza en las secciones de la web dedicadas a vender un producto, un servicio, o una empresa misma (en el sobre mí, por ejemplo)

Estas son las secciones donde más se utiliza el copywriting:


¿Querés sabes qué palabras están condenando tus ventas? Suscribite a mi blog (¡gratis!) y averigualo.

ejemplo-copywriting

Responsable: Kyra Thielmann (servidor)
Finalidad: enviarte mis nuevos contenidos y noticias sobre kytufina.com
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitás estarán ubicados en los servidores de Mailchimp, cuya política de privacidad podés ver aquí
Derechos: podés acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en cualquier momento


#1: página de ventas

Este es el servicio más demandado en el copywriting según Javi Pastor.

Parece casi obvio, si el copywriting busca vender, el lugar más lógico donde utilizarlo es la página donde buscás vender tus productos o servicios 😛 de hecho, el copywriting antes del Internet consistía en redactar páginas de venta que se enviaban por correo o se ponían en lugres públicos.

Tu página de ventas quiere lograr que tu lector se transforme en cliente. Es la página de la poke-evolución.

Ya sea quieras lograr que el lector se suscriba, te llame, consulte algo, lo que querés es una reacción, una conversión.

¿Te estás dirigiendo al público correcto? ¿Estás ofreciendo la información necesaria (con las palabras adecuadas) para lograr ESE CLIC que tanto anhelás?

Si tenés una empresa o negocio y buscás atraer a más clientes, seguramente estás invirtiendo en publicidad online (ya sea en Facebook, Google, u otros). Pero si atraés al público a tu página de ventas, y no lográs concretar la venta en sí, ¿de qué te sirve?

via GIPHY

 

#2: descripción de productos

Va de la manito con la página de ventas, pero quise desarrollar esto en un punto aparte porque muchos invierten tiempo (y dinero) en la web en general pero no pone atención a los detalles.

La descripción de los productos que vendés tiene que ser uno de los detalles más cuidados.

Si te limitás a describir las características, tu producto será el mismo que el de cualquier otro.

¿No te parece mejor decirle al cliente cómo tu producto o servicio va a cambiar su vida de manera única? Para eso, tenés que demostrarle que conocés sus problemas, sus deseos, sus anhelos, sus necesidades.

Es posible que antes de leer la ficha del producto/servicio, el potencial cliente NI SIQUIERA SABÍA que lo necesitaba. ¿Pueden tus palabras generar esta conversión?

 

#3: la homepage o página principal

Imaginate que tu homepage es tu showroom, tu escaparate. Usualmente, es lo primero que encuentra el potencial cliente si Googleó el servicio o producto que ofrecés o si ya conoce tu nombre y quiere saber un poco más de vos.

Pero ojo, tenés solo unos segundos de tiempo para decirle que tenés la solución que busca, que sos el mejor en el mercado, que tu web es fácil de navegar y que no va a perder tiempo buscando.

Si, ¡todo eso en unos segundos!

¿Tu página principal está preparada para decirle a tu potencial cliente qué tenés para ofrecerle en 5 segundos?

 

#4: Sobre mi / Acerca de (tu historia)

Una vez que entienden de qué va tu web, el potencial cliente quiere saber quién sos, y por qué tiene que comprarte a vos.

Si tu página Sobre Mi / Acerca de / Sobre Nosotros se limita a decir frases como “la mejor empresa del mercado” u “ofrecemos soluciones integrales para el cliente exigente de hoy en día”, entonces necesitás una reforma urgente.

Frases genéricas, hablar de “nosotros” cuando sos un solo individuo, o contar una historia aburridísima (e interminable) sobre los orígenes de la compañía que no tenga nada que ver con el producto o servicio final lograrán que el potencial cliente se aburra hasta la médula, se vaya de tu página y nunca vuelva.

Esta es tu oportunidad de presentarte y que se enamore de vos a primera vista.

¿Estás preparado?

via GIPHY

 

#5: email marketing, embudos de venta, etc

La automatización está de moda. Una vez que lograste que tu lector se suscriba, o lograste que compre tu producto o servicio, no podés dejarle sin ninguna respuesta/reacción tuya.

Aquí vienen a tallar herramientas que automatizan emails que les llegan a tus suscriptores. Así, no tenés que estar pendiente de si se suscribe alguien y redactar algo a las apuradas para enviárselo. Simplemente tenés una secuencia diseñada (con todas las herramientas copy disponibles) para seguir enamorando a ese suscriptor y hacer que se convierta en cliente.

Aquí entran a tallar otras habilidades como las del tech savvy que maneja las herramientas de autoresponder, y técnicas de marketing que dirige distintos tipos de mensaje a los distintos tipos de público.

Pero aunque no tengas los emails automatizados, el copy sigue entrando en el juego. Cada email que mandes a tus clientes debe tener un objetivo determinado. Y ese objetivo lo conseguís a través de las palabras 😉

 

#6: publicidad

Que llegue tráfico orgánico a tu página web es genial. Si tenés textos optimizados para los buscadores, es posible.

Pero también es importante invertir en publicidad: con los textos correctos y en los lugares correctos.

No es lo mismo hacer una publicidad dirigida a potenciales clientes que están navegando tranquilamente en Facebook que una publicidad que aparezca al que Googleó sobre el servicio que ofrecés. Es importante utilizar las palabras correctas para no “molestar” al lector, despertar su curiosidad y que acceda abandonar lo que está haciendo para ser dirigido a tu página.

 

#7: página de contacto

Es una sección infaltable y que debe estar adaptada para los distintos tipos de cliente. Algunos prefieren mandar un email, otros prefieren llamar, cada loco con su tema. Para cada preferencia, tenés que darles un modo de contactarte.

 

#8: un paso más allá…. el microcopy

Para el que quiera ofrecer a su audiencia la experiencia completa, el microcopy es la respuesta. Se trata de utilizar técnicas de copywriting en secciones pequeñas y que suelen ser descuidadas. Mensajes de error, formularios, ventanitas emergentes…

No es lo mismo decir “Error inesperado” (y que el cliente huya despavorido) a “¡Oops! Siento mucha vergüenza, pero aquí hubo un problema. ¿Podrías intentarlo de nuevo más tarde?”

 

Aplicando copywriting

Cuando quieras generar una reacción en tu lector, sé consciente de que tenés que persuadirlo. Al final, todo lleva un poquito de copy 😉

¿Tenés un producto que quieras promocionar? ¿Un servicio que ofrecer? Una página de ventas persuasiva puede generar ese clic que tanto anhelás. ¿Lo intentamos?

Deja un comentario