genero-lengua

Lenuaje inclusivo y ventas (¿usar “todes” para vender?)

Escribir en Internet puede ser polémico.

En los últimos tiempos, el lenguaje inclusivo (o lenguaje de género) se volvió tema de conversación en las redes sociales.

En varios textos podemos ver escrito “lxs trabajadorxs”, o “todes” como recurso fabricado para impedir el uso sexista del lenguaje al utilizar el marcador genérico reglamentario en el castellano, que es el masculino.

¿Cómo lo llevamos a nuestra comunicación digital?

Sobre todo si lo que queremos es… vender.

 

👉 ¿El lenguaje “sexista” como regla?

El castellano, como toda lengua románica, tiene flexión de género.

Esto quiere decir que las palabras ―sustantivos, adjetivos, artículos, pronombres― varían de acuerdo con el género de las mismas.

El castellano tiene dos: masculino y femenino (hay otras lenguas que además tienen un género neutro).

En vez de un género neutro, el castellano utiliza de forma reglamentaria la forma masculina como la forma “no marcada”.

Entonces, al hablar de un grupo que incluye personas de sexo femenino y masculino, se utiliza el masculino como genérico.

via GIPHY

La explicación a grandes rasgos de por qué masculino y neutro tienen la misma forma es que en latín:

  • el femenino suele terminar en -a como ROSA (que en castellano se traduce -a “rosa”),
  • el masculino en -us como DOMINUS (que en castellano da -o “dueño”),
  • y neutro en -um como TEMPLUM (que en castellano da -o también, “templo”).

Es un poco más complicado que esto, pero la explicación macarrónica de por qué se usa el masculino es esa.

Sin embargo, en la actualidad muchos interpretan esto como un uso sexista del lenguaje.

El trasfondo moral de esto no lo pienso tocar aquí porque no va al caso.

Así que independientemente de la conclusión social, filosófica o de cualquier índole que pueda sacarse sobre esto, ¿cómo afrontamos nuestros textos de venta cuando tenemos que dirigirnos al público objetivo?

 

👉 ¿Por qué le incumbe a tu empresa el uso o no del lenguaje inclusivo?

Si tenés un negocio y tenés plataformas online para comunicarte con tus clientes, es porque querés mantener una comunicación con ellos.

Esta comunicación estará dirigida ya sea a:

  • establecer una relación de confianza con ellos, o
  • vender tus productos, servicios o tu marca.

Todos estos objetivos dependen del estado emocional del lector o cliente.

Por eso, la FORMA en que te comunicás ―hasta en estos detalles― es importante para tu negocio.

 

👉 Usando recursos recursos inventados

En primer término, sí que podés usarlos.

Siendo sinceros, en el mundo del Internet, el hecho de que una palabra o expresión no esté aceptada por la RAE no quiere decir que no podamos usarla.

La lengua evoluciona mucho más rápido que su reglamentación.

Si hay una palabra o una expresión que tu audiencia utiliza mucho, usarla en tus textos te ayudará a acercarte a ellos, aunque no sea gramaticalmente correcta ―digamos que es una licencia―.

Ahora bien, cuando se trata de expresiones que no son del todo “comunes”, esto puede representar un problema, pues representa un obstáculo para el flow de la conversación.

Me explico.

 

Venta vs lenguaje inclusivo

El uso de palabras como “todes” o “l@s niñ@s” son inusuales, raros.

Uno no lee un texto escrito con estas modificaciones de manera fluida y natural. Además, puede distraer muchísimo al lector.

Si esto pasa, el discurso de venta se verá interrumpido, así también todas las emociones que buscábamos despertar en el lector para poder generar esa reacción de compra que deseamos.

En otras palabras, estarías generando una barrera entre el cliente y vos, dificultando esa conversación que buscabas tener con él.

via GIPHY

La alternativa

¿Cómo evitar el problema de tener que decidir entre utilizar el genérico masculino o el lenguaje inclusivo no reglamentario?

>> Utilizando una forma lingüísticamente correcta que no utiliza el masculino como marcador genérico <<

Varias guías publicadas (especialmente por universidades) proponen modificar el discurso de manera a evitar el uso del masculino como marcador genérico.

Vamos con ejemplos.


❌“los ciudadanos” – ✅ “la ciudadanía”

❌“los profesores” – ✅ “cuerpo de docentes”

❌“¿estás cansado?” – ✅ “¿sentís mucho cansancio?”

❌“los asuncenos” – ✅ “la población de Asunción”

❌“los creadores de…” – ✅ “las personas creadoras de…”


A veces jode, y jode muchísimo. Pero es la alternativa, ahí está.

Representa más trabajo a la hora de elaborar textos pero se lee con mucha más naturalidad.

El lector está cómodo con palabras que conoce, que están bien escritas y que no conllevan ningún tipo de característica que pueda suscitar malentendidos o interpretaciones adversas.

 

👉 Todo depende

Al fin y al postre, definir “el tono” del texto ―y cómo usarás los marcadores de género― va a depender del público objetivo. Es decir, de la gente que va a leer el texto.

Si tu público está no solo acostumbrado, sino que milita por el uso de símbolos como la arroba o la X, entonces METELE.

Lo importante es analizar y escribir a conciencia, de acuerdo con tus valores y los de tus lectores.

Deja un comentario