Lenguaje inclusivo y ventas (¿funciona usar «todes» para vender?)

Escribir en Internet puede ser polémico.

En los últimos tiempos, el lenguaje inclusivo (o lenguaje de género) se volvió tema de conversación en las redes sociales.

En varios textos podemos ver escrito “lxs trabajadorxs”, o “todes les niñes” como recurso fabricado para impedir el uso sexista del lenguaje al utilizar el marcador genérico reglamentario en el castellano, que es el masculino.

¿Cómo lo llevamos a nuestra comunicación digital?

Sobre todo si lo que queremos es… vender.

Te resumo la idea del artículo: 

👉 El lenguaje inclusivo (bien utilizado) puede ayudar muchísimo a tu negocio.

👉 No obstante, yo recomiendo NO utilizar recursos como la “x” o “@” para textos que tienen el objetivo de convertir (vender, conseguir donaciones, etc.)

👉 El lenguaje inclusivo no se limita a estos recursos, sino que existen formas de utilizar el lenguaje inclusivo sin utilizar invenciones como la “x” o la “@”.

¿Ah, no? ¿No hace falta decir “les maestres”? 

Entonces, ¿qué es el lenguaje inclusivo?

Vamos a verlo.

➖ ¿Qué es el lenguaje inclusivo? Significado del lenguaje no sexista

Vamos a hacer un mini-repaso de los conceptos básicos del idioma.

El castellano, como toda lengua románica, tiene flexión de género.

Esto quiere decir que las palabras ―sustantivos, adjetivos, artículos, pronombres― varían de acuerdo con el género de las mismas.

El castellano tiene dos: masculino y femenino (hay otras lenguas que además tienen un género neutro).

En vez de un género neutro, el castellano utiliza de forma reglamentaria la forma masculina como la forma “no marcada”.

Entonces, al hablar de un grupo que incluye personas de sexo femenino y masculino, se utiliza el masculino como genérico.

La explicación a grandes rasgos de por qué masculino y neutro tienen la misma forma es que en latín:

  • El femenino suele terminar en -a como ROSA (que en castellano se traduce -a «rosa»).
  • El masculino en -us como DOMINUS (que en castellano da -o «dueño»).
  • Y neutro en -um como TEMPLUM (que en castellano da -o también, «templo»).

Es un poco más complicado que esto, pero la explicación macarrónica de por qué se usa el masculino es esa.

[fin de la parte aburrida]

via GIPHY

Más allá de que la explicación tenga sentido, en la actualidad muchos interpretan esto como un uso sexista del lenguaje.

Es por eso que nació el lenguaje inclusivo como un conjunto de técnicas o estrategias que tienen el fin de evitar el uso genérico del masculino gramatical.

El problema es que muchos piensan que estas técnicas se basan simplemente en reemplazar el masculino genérico por palabras inventadas como “les panaderes” o “l@s medic@s”. 

Pero no, va mucho más allá. 😉

➖ Por qué es importante el lenguaje inclusivo para las empresas y negocios

Si tenés un negocio y tenés plataformas online, es porque querés mantener una comunicación con tus clientes, ¿no?

Esta comunicación estará dirigida ya sea a:

  • Establecer una relación de confianza con ellos.
  • Promocionar tus productos, servicios o tu marca.

El lenguaje inclusivo puede ser crucial a la hora de que esta comunicación sea efectiva, porque:

  1. NO es una moda, es una realidad: cada vez son más los consumidores que deciden gastar su plata en marcas responsables, aunque sean más caras que las demás. Prefieren comprarle a una marca que se responsabiliza por sus acciones y se involucra en temas como la igualdad, que en multinacionales o marcas que no se interesan por estos temas.
  2. Utilizar el lenguaje inclusivo hace que más personas se sientan identificadas con lo que tenés para decir: al aludir a más gente, más personas se sienten identificadas con tus palabras, y más gente va a sentirse inclinada a comprar.  

En resumen, la FORMA en que te comunicás ―hasta en estos detalles― es importante para tu negocio.

➖ ¿Lenguaje inclusivo = palabras inventadas? Por qué recomiendo NO utilizar construcciones como la X, @ o e.

A ver, a ver…

En primer término, sí podés usarlos.

Siendo sinceros, en el mundo del Internet, el hecho de que una palabra o expresión no esté aceptada por la RAE no quiere decir que no podamos usarla.

La lengua evoluciona mucho más rápido que su reglamentación.

Si hay una palabra o una expresión que tu audiencia utiliza mucho (por ejemplo, ahre, lol, omg), usarla en tus textos te ayudará a acercarte a ellos, aunque no sea gramaticalmente correcta.

Digamos que es una licencia.

Ahora bien, cuando se trata de expresiones que no son del todo “comunes”, esto puede representar un problema, pues representa un obstáculo para el flow de la conversación.

Me explico.

〰️ Venta vs lenguaje inclusivo

El uso de palabras como “todes” o “l@s niñ@s” son inusuales, raros.

Uno no lee un texto escrito con estas modificaciones de manera fluida y natural. Además, puede distraer muchísimo al lector.

Si esto pasa, el discurso de venta se verá interrumpido, así también todas las emociones que buscábamos despertar en el lector para poder generar esa reacción de compra que deseamos.

En otras palabras, estarías generando una barrera entre el cliente y vos, dificultando esa conversación que buscabas tener con él.

via GIPHY

La excepción a la regla sería, por supuesto, que seas una ONG cuyos lectores/clientes utilicen de manera cotidiana alguna de estas expresiones y no les resulten extrañas de ninguna manera.

Por suerte, existen formas de utilizar el lenguaje inclusivo sin utilizar recursos como la “x” o la “@”.

Lo vemos más abajo.

 

〰️ Pero ¿y si queremos enseñar a la gente a ser más inclusiva?

Entiendo que muchos negocios, organizaciones, ONGs y personas quieran utilizar construcciones como  “todes” o “l@s niñ@s” para dar una lección a los demás.

Para marcar tendencia, para generar costumbre, para enseñar que el lenguaje sexista causó mucho daño por mucho tiempo y es una realidad que necesita ser cambiada.

Yo no lo niego.

Pero la nobleza detrás de estas acciones no neutraliza lo que te comenté antes: que el texto sigue siendo difícil de leer, y que el proceso de venta se ve entorpecido por ello

Cuando estás intentando:

  • Vender.
  • Conseguir donantes.
  • Expandir tu mensaje a más públicos.

¿Qué es más importante?

¿Enseñar una lección moral (que podrías hacerlo en otras circunstancias) o conseguir el objetivo principal?

Ahí lo dejo.

➖ Cómo utilizar el lenguaje inclusivo de género sin perjudicar la efectividad de nuestros textos

Como te comenté, utilizar un lenguaje inclusivo puede aumentar tus ventas al ser más friendly con todo tipo de lectores. 

Y no, no te estoy diciendo que tenés que utilizar masculino+femenino en cada oración que hagas, porque puede cansar un montón.

  • “Bienvenidos y bienvenidas…”
  • “Doctores y doctoras…”
  • “Egresados y egresadas…”

Seguramente escuchaste muchos discursos así y son un embole, ¿no? 

Para evitar caer en esta dualidad o en recursos extraños, podés utilizar los siguientes tips:

〰️  1. Buscar un término gramaticalmente correcto que incluya al masculino y femenino

Es decir, reemplazá todos los masculinos genéricos de tu texto por un término que no indique género. 

❌“los ciudadanos” – ✅ “la ciudadanía”

❌“los profesores” – ✅ “cuerpo de docentes”

❌“los asuncenos” – ✅ “la población de Asunción”

Con esto podés convertir cualquier texto en un texto inclusivo, sin utilizar ninguna palabra rara ni inventada.

〰️  2. Utilizar la palabra “persona”

Cuando no encontrás una palabra que incluya a todos los géneros, utilizá la palabra ”persona” para salvar la situación.

❌“los creadores de…” – ✅ “las personas creadoras de…”

❌“los afectados” – ✅ “las personas afectadas”

Método sencillo, pero ojo de no abusar y poner 3458796 veces el término “persona” (sobre todo si tenés un texto muy largo).

ejemplo de lenguaje inclusivo

〰️  3. Sustituir el adjetivo por una acción

En ciertos casos, también podrás utilizar una acción para evitar meterte en problemas.

❌ “Bienvenido a…” – ✅ “Te doy la bienvenida a…”

❌“¿estás cansado?” – ✅ “¿sentís mucho cansancio?”

Solución sencillita, ¿verdad?

〰️  4. Utilizar relativos

Aquí es más fácil explicar con ejemplos.

❌“Los solicitantes de…” – ✅ “Quienes solicitaron…”

❌“Los actores que…” – ✅ “Quienes actuaron…”

Representa más trabajo a la hora de elaborar textos pero se lee con mucha más naturalidad.

El lector está cómodo con palabras que conoce, que están bien escritas y que no conllevan ningún tipo de característica que pueda suscitar malentendidos o interpretaciones adversas.

Si te interesa profundizar en más técnicas, este artículo tiene más ejemplos de cómo usar el lenguaje inclusivo.

 

➖ Con el lenguaje inclusivo, todo depende

Al fin y al postre, definir “el tono” del texto ―y cómo usarás los marcadores de género― va a depender del público objetivo. Es decir, de la gente que va a leer el texto.

Si tu público está no solo acostumbrado, sino que milita por el uso de símbolos como la arroba o la X, entonces adelante.

Lo importante es analizar y escribir a conciencia, de acuerdo con tus valores y los de tus lectores. Si no tenés la seguridad de estar aplicándolo bien en tus textos, podés contratar una auditoría conmigo y lo resolvemos.

Si te queda alguna duda, ¡dejame un comentario aquí abajo! 👇

8 comentarios en «Lenguaje inclusivo y ventas (¿funciona usar «todes» para vender?)»

  1. Hola, muy ade acuerdo con implementar el uso de lo no generico en nuestars web. Mi duda es con el uso de «el lector» o «el cliente» como por ejemplo utilizaste vos en este articulo…En esta caso cual podria se runa beuna alternativa? te pregunto xq estoy buscando puntaualemnte eso… diria la perosna cliente? la persona lectora? O etsoy hilando muy fino? Gracias!

    Responder
    • Excelente pregunta, Fer. ¡Me dejaste pensando! «Persona lectora» o «persona cliente» me parece un poco incómodo de leer, con lo que no estaríamos logrando el propósito de mantener el «flow» de la lectura. Yo los uso en el masculino genérico porque las personas que me leen o personas que quieren contratarme (y que me interesa atraer) no encuentran problema en ello. Pero si quisieras evitar usar «lector» o «cliente», fijate en la oración anterior 😛 «Personas interesadas», o tal vez «público objetivo» puede ser una buena alternativa.

      Responder
  2. ¡Gracias Kytu! Hace poco me asaltaba esta duda, y estoy muy de acuerdo con lo que expones aquí. ¡DEPENDE!

    Pero lo mejor es pensarnos los textos de una forma en la que no usemos esas figuras masculinas 🙂

    Responder
    • Es que la pone a una a pensar, ¿no? Pero me parece un desafío genial a la creatividad (y el conocimiento del idioma 😉 ) lidiar con estas cositas jejejeje

      ¡Gracias por estar siempre, Madi!

      Responder

Deja un comentario