Ser freelancer en Paraguay: primeros meses

Ser freelancer en Paraguay: primeros meses

Como que ya me tomé la costumbre de publicar pensamientos random y plagueos (lamentos, quejas, caprichos).

Sin pensarlo mucho.

Sin editar.

Así como sale, bien Kytu, bien made in mi-pieza-en-este-rincón-del-centro-de-Asunción.

Hoy quise compartir lo que fueron para mi estos primeros meses de freelancer.

¿Alguna opinión al respecto?

 

Lección #1: Freelancear en verano

Oficialmente, mis andanzas como freelance al 100% iniciaron en septiembre.

En Paraguay ya venía entrando la primavera, aunque como siempre ocurre con el clima en este país, en el tiempo que duró septiembre experimenté frío, calor, lluvia, más frío y finalmente, más calor.

Pero el verdadero desafío fue: diciembre.

Diciembre en Asunción es un punto de inflexión en donde se juntan:

  • temperaturas de 40 grados para arriba,
  • tráfico pre-navidad saturando las calles, y
  • cortes de luz por incapacidad de la Administración Nacional de Energía de manejar un país minúsculo con poca gente que quiere usar aire acondicionado.

 

APRENDIZAJES:

  1. Trabajar en climas extremos.
  2. Simular entereza haciendo reuniones online disimulando el sudor y el hecho de que no llevar pantalones puestos.
  3. Trabajar en el suelo porque es el lugar más fresco disponible.

 

via GIPHY

 

 

Lección #2: Freelancear en el centro de Asunción

Como venía diciendo, Asunción es un centro de caos vehicular constante.

Mi casa está sobre una calle céntrica muy transitada (ruta usual de bomberos y ambulancias, además). Por si no fuera poco, mi pieza (que es mi lugar de trabajo, sueño, comida y hobbies no ortodoxos) está al lado de la puerta de entrada

Es decir, estoy expuesta a ruido de motores 24/7.

Tengo que admitir que uno se termina acostumbrando al ruido del tránsito.

A lo que uno no se acostumbra es a los agregados:

  • SI O SI hay una construcción en la cuadra que implica martilleos de 6am a 7pm, domingos incluidos,
  • cada tanto el sacerdote de la iglesia del barrio decide que le falta onda a la campana, y posiblemente se cuelga de la cuerdita a lo Tarzan para hacerla sonar y llamar a misa,
  • el llamado de Satanás a mediamañana (especialmente si una está en medio de una dieta): ¡¡¡¡¡CHIPAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!! ¡¡¡Chipa Barreeeeeeero de Juan Ramón Ayalaaaaaaa!!!!!

 

APRENDIZAJES:

  1. Trabajar con la música a todo volumen.
  2. Sincronizar el ritmo cardiaco con los golpeteos del ambiente.
  3. Mantener la fuerza de voluntad y no salir corriendo a comprar una chipa en vez de trabajar.

 

via GIPHY

 

Lección #3: El tereré como compañero infaltable del freelancer

Tengo poco que decir sobre esto. No existe forma de trabajar (ya sea como freelancer o en relación de dependencia) sin tereré en Paraguay.

Ahora bien… esto te da un aprendizaje particular: la habilidad de sacar la yerba de entre las teclas de la computadora 😛

(si tienen algún consejo para lidiar con esto, compártanlo, por favor T.T)

 

¿Cómo continuar?

A ver qué me enseña la vida de freelancer cuando se venga el invierno y tenga que pasármelas encerrada con una estufa y un mate 😛

Shoutout a otros freelancers en tierra guaraní: ¿algún otro agregado a esta lista?

 

Créditos de la foto destacada: @AsuncionMuni

2 comentarios en “Ser freelancer en Paraguay: primeros meses”

  1. La ventaja que yo tuve este año al trabajar desde casa era que podía bañarme 8 veces al día por el calor y los cortes de luz!! (jajaja por lo menos la Essap no me hizo la mala jugada).

    • Jajajaja qué envidiaaaa! A mi se me corta el agua cuando no hay luz 😂 Para el próximo verano podrímos comprarnos un pelopincho y trabajar desde ahí

Deja un comentario