tipos-de-copy

Tipos de copywriting: al pan, pan, y al vino…

¿Alguna vez te hiciste un tatuaje?

Si tu respuesta es sí, sabrás que para cada tatuaje que te hacés, considerás el tatuador muy cuidadosamente. Dependiendo del estilo (si con colores, si retrato, si caricaturas) elegís al artista adecuado.

O si sos como yo, cuando decidís por fin tomarte un helado, hay que elegirlo sabiamente.

😛

¿Cómo hacés con tu comunicación digital en este sentido?

Es casi una verdad de Perogrullo: para tener una página web, necesitás contratar los servicios de un diseñador. Lo pagás con toda la alegría del mundo y ¡BAM!, tenés tu web.

Pero a la hora de escribir los textos de la web o los posts del blog, preferís ahorrar.

Total, algún empleado o vos mismo podés escribir.

Total, todos saben escribir.

La pregunta es: ¿saben persuadir?

 

El trabajo del copywriter

Escribir textos digitales dirigidos a provocar una reacción (por ejemplo: COMPRAR) no es igual a escribir textos pensados para informar o educar.

Como lo dijo Tere Rodríguez, una de las copys con las que más resueno:

“Copywriting es un trabajo. Un oficio especializado. Carpintería verbal. Palabras en papel. Guiones en el tiempo. Y algo más. La habilidad de vender”.

No es suficiente:

  • Escribir lindo
  • No tener errores ortográficos o gramaticales
  • Hablar de tu negocio
  • Llenar la pantalla de palabras

Ser copywriter no se trata solo de escribir lindo y ser creativo. De hecho, el copywriting tiene tanto de creativo como de sistemático.

No se puede lograr un buen texto persuasivo sin la labor de investigación previa y de análisis y utilización de fórmulas predeterminadas.

via GIPHY

 

Por qué invertir en un copywriter (también)

Pensalo, ¿de qué te sirve invertir en diseñadores y en publicidad si a la hora de llegar a tu página, el usuario se va sin siquiera conocer quién sos y qué tenés para ofrecerle?

¿De qué te sirve una página web que ni vos querés leer?

Hoy en día estamos intoxicados de información. Todo el mundo está gritando en Internet.

Si de todos ellos vos sabés dar un mensaje diferente ―te ponés a cantar entre todo ese griterío­―, lograrás destacar y atraer a tu público.

Si entre todos ellos vos sabés decir “lo que tengo para ofrecerte puede ayudarte” mientras los otros gritan sobre lo bueno que son ellos, vas a enamorar a los clientes.

 

¿Existen tipos de copywriter?

Pues sí. El copywriter es ese redactor persuasivo que tiene como objetivo generar una reacción en el lector.

Ese que interpreta todas tus ideas, analiza a tu competencia, a tu cliente y a tu producto/servicio y plasma todos en palabras que enganchan.

Pero dentro de esto, existen varios tipos de copywriters. Hay varios posts con varias listas, lo que hice aquí es compilar unas cuántas para que te hagas idea de que escribir persuasivamente va mucho más allá de sentarse a fumar un pucho y redactar.

Qué se yo, me gusta hacer listas 😛

¿Vamos con algunos ejemplos de tipos de copywriting?

 

#1: Direct Response Copy

Es el papi de todo el copywriting.

Es ese copy centrado en el final del embudo de ventas, porque está destinado a convertir la visita en cliente o en suscriptor. Algunos incluso catalogan este último objetivo como un tipo diferente de copywriting, el lead generation copy.

En fin, aquí hablamos de una redacción con un objetivo único y clarísimo: que el usuario haga clic en el botón.

EJEMPLO: landing page, página de ventas de productos o servicios, squeeze pages (páginas para captación de suscriptores…)

 

#2: Brand copywriting

Si tenés un negocio, seguro escuchaste hablar de la “marca personal” o la “marca profesional”. En síntesis, eso que caracteriza a tu negocio como si fuera una persona.

Tu negocio tiene un tono de voz, unos colores distintivos, una historia que contar.

Todo eso debe estar reflejado en tus textos, para que al leerte, tu público sepa que te está leyendo a vos.

El Brand copywriting se encarga de transmitir tu esencia de marca correctamente. No se trata simplemente de seguir un manual de marca ―aunque eso también, eh― sino de poder conectar emocionalmente con tu público objetivo.

EJEMPLO: en tu página “sobre mi”, o en tu email de presentación en donde cuentas tu historia personal a tus suscriptores.

 

#3: Email copywriting

Perfecto, conseguiste que X cantidad de personas se suscriban a tu web. ¿Pensás que esto termina aquí?

¡No!

Esta gente que se suscribió evidentemente está interesada en lo que tenés para ofrecer. Pero aún no son tus clientes. Es aquí en donde toca trabajar tu relación personal con ellos.

Para ello, el email resulta una herramienta tremendamente útil. Es tu canal de comunicación directa, ¿lo ves?

Tus palabras serán claves para determinar cómo termina esta historia de amor.

via GIPHY

 

#4: Social media copywriter

Las redes sociales son la herramienta preferida de los emprendedores. A veces, ni siquiera cuentan con una web, pero mueven muchísimo las redes con publicaciones constantes.

El gran problema es que la mayor parte publica sin ton ni son.

Publican por publicar, sin ninguna estrategia detrás.

El objetivo principal de las publicaciones en redes sociales debería ser conducir el tráfico hacia la página web. Hacia TU CASA EN INTERNET.

Hacia ese lugar en que el usuario no tendrá las distracciones de las redes y en donde podrá ver claramente tu propuesta.

Además de generar tráfico hacia tu web, el copy en las redes sociales tiene como tarea la gestión en general de las actividades sociales: atención al cliente, creación de contenido, posicionamiento de marca… ¡hasta la creación de tu perfil en las redes será mejor en manos de un copy!

 

#5: Web copywriter

Evidentemente, aquí hablamos de ese copywriter que se encarga de escribir las secciones de tu web (¡como yo!)

La página principal, la página de servicios… todo lo que necesitás comunicar a tus visitas para convertirlas en clientes.

Aquí es importante no confundir al copywriter con el redactor de contenidos. El blog y sus correspondientes posts tienen el objetivo de informar y posicionarte como autoridad en tu tema, pero no tiene un objetivo inmediato de venta.

En cambio, una página de inicio tiene como objetivo inmediato hacerte conocer, conseguir suscriptores o guiar al usuario hacia una venta determinada, por lo que la redacción persuasiva es elemental.

 

#6: SEO copywriter

Ayayay, SEO… qué tema del que no me gusta hablar.

No porque no me guste, sino que es tan amplio y complicado que no quiero ni empezar.

El SEO copywriting se basa en redactar en base a unos principios destinados a optimizar el texto para los buscadores (como Google) y que tu contenido posicione entre los resultados y aparezca entre los primeros.

Básicamente, escribir para que la gente te encuentre.

Hace unos años, la gente solo escribía para Google. Es decir, escribían artículos repitiendo una y otra vez las mismas palabras clave para que Google “entienda” de qué se trataba y que la página aparezca entre las primeras, aunque el contenido sea una porquería.

Pero Google no es tonto.

Los algoritmos van cambiando, y hoy en día el contenido que sea simplemente palabras clave machacadas y que carezca de valor pierde relevancia.

Muchos dicen que el SEO está muerto. Como que no faltan fatalistas, eh.

Pero no hace falta ser taaaaaaaan dramáticos.

 

Apartadito: el dúo dinámico de SEO y copywriting

La cuestión es esta: no tiene mucho sentido tener textos que persuadan si no los ve nadie, como tampoco tiene sentido que te vean todos, pero no tengas nada que mostrar.

Mejor tener un poco de ambos: que el SEO lleve a los clientes hacia vos, y que el copywriting se encargue de que se quede. “Se trata de redactar contenidos que le gusten a Google pero que a la vez enamoren a tus clientes”, según bien lo dijo la Srta Red 🙂

Tal vez tengas menos visitas, pero más conversiones. Más calidad, menos cantidad (leé el manifiesto de Raúl González, experto en tráfico de calidad).

 

#7: copywriting técnico

Aquí empezamos ya a hablar de sectores. Hay copywriters especializados en diversos sectores de la industria, como el turismo, la gastronomía, el sector inmobiliario…

Esto resulta bastante útil porque conocen a profundidad los temas de los que tratan, están familiarizados con la terminología técnica y saben conectar con el público determinado.

 

#8: copywriter generalista

Contrastando con el copywriter técnico o especializado, está el generalista que escribe en general para cualquier sector.

Puede referirse también a los copywriters que hacen un poco de todo: web, emails, funnels…

via GIPHY

 

#9: copywriter de agencia

¿Te suena la serie Mad Men?

El copywriter de agencia no solo escribe textos persuasivos, sino que también tiene que elaborar toda la idea publicitaria alrededor de la campaña.

No trabaja solo, sino que es un elemento más de la gran maquinaria de agencia; también debe colaborar con diseñadores y ocuparse de medios no solamente online sino también offline.

 

#10: copywriter freelance

El copywriter que va por su cuenta no tiene el monstruo de agencia detrás.

Esto no tiene por qué ser malo, es más, con un copywriter freelance tendrás la libertad de poder discutir estrategias y tener un contacto más cercano con ese cerebro creativo.

Podrás pedirle que redacte landing pages, cartas de venta, emails, secciones de tu web… y participar cercanamente en el proceso. Siempre podrás lograr que coordine con tu diseñador de preferencia o algún otro profesional con el que tengas una relación de confianza para optimizar el resultado del trabajo 😊

 

 

¿Qué tipo de copywriter necesitás?

Creo que a estas alturas te quedó claro por qué es importante invertir en un copywriter, por qué necesitás uno para la comunicación digital de tu negocio y qué tipos de copywriter existen.

Ahora te toca pensar… ¿cuál es el siguiente paso que vas a dar? ¿Qué tipo de copywriting necesitás?

Deja un comentario