como definir tono de voz y poner en palabras

¿Cómo transformar el tono de voz en palabras? [ejercicio práctico] ✅

¿Cómo podemos, a través de nuestros textos, lograr que el receptor sienta como si nos estuviera escuchando?

Que nos lea con nuestro mismo tono de voz, como si fuera que nos está oyendo hablarle directamente.

Mucho escuchamos hablar del tono de voz.

  • Que tenemos que definir el tono de nuestra marca.
  • Que nuestra identidad verbal tiene que representarnos.
  • Que tenemos que conectar con nuestro cliente ideal.

Pero ¿cómo lo ponemos en palabras?

Aplicar el tono de voz de manera práctica puede parecer complicado, o puede sonar tal vez muy abstracto.

Así que aquí van algunos ejercicios prácticos para encontrar tu tono de voz y transformarlo en palabras.

➖ Tu marca: identidad verbal

Ya hablé hasta el cansancio de identidad y de cómo ser originales en nuestros textos.

Todo se resume en conocerte bien, conocer a tu cliente y trasladar ese conocimiento a las palabras adecuadas.

La identidad verbal se plasma en elementos escritos que representan a una marca (personal o de empresa).

Así como usar ropa de color rojo te puede representar como persona, o que tus amigos relacionen cierto perfume contigo, la identidad verbal se referirá a las palabras que elijas al comunicarte y que les hará recordar a vos.

Cuando se trata de textos, es la “voz en su cabeza” con la que leerán lo que escribiste. 😉

➖ Por qué definir el tono de voz

Existen diversos beneficios de tener un tono de voz definido.

  • Te permite humanizar tu marca y, por ende, conectar mejor con tu público.
  • Es más fácil uniformizar tus diferentes medios de comunicación.
  • Transmite tus valores de marca.
  • Evitás malentendidos o atraer a personas que no interesan a tu negocio.

Lo que yo considero más importante aún, es que es un valor diferencial de tu marca sobre las demás.

Es decir, es lo que te permitirá destacar de tu competencia.

➖ Cómo definir la voz

Vamos a lo práctico.

Y como me gusta simplificar todo y ponerlo todo en pasos, te voy a dar 5 pasos para encontrar tu tono de voz.

〰️ Paso 1: interrogate (a vos o a tu negocio)

Soy pesadísima con esto: todo radica en autoconocerte.

Si trabajás con clientes (por ejemplo, si sos Community Manager o copy) te tocará interrogar a tu cliente.

➡️ ¿Qué tipo de expresiones repetís frecuentemente? Por ejemplo: hablo de forma muy directa, casi trasgresora. Digo las cosas tal cual, y digo frases como “blablablá”.

➡️ ¿Cómo hablás con tus clientes por teléfono o en persona? ¿Usás el “vos”, el “tú”, o el “usted”? (Acordate que no tiene sentido escribir super formal si en persona vas a ser cercano con tu cliente).

➡️ ¿Cuáles son 3 adjetivos que describirían a tu marca, negocio, emprendimiento si fuese una persona? Pensá en cómo querés que te perciban los demás (a vos y a tu negocio).

➡️ ¿Qué 3 adjetivos NO la definirían? Pensá en lo que no te gusta de tu competencia.

〰️ Paso 2: procesá la información

Con los datos que recabaste, vamos a ahondar en lo que caracteriza a este tono de voz.

Encontrá sinónimos que te ayuden a graficar un poco mejor el tono.

Por ejemplo, si elegiste como adjetivos que describen a tu marca “romántica, cercana y cálida”, es hora de encontrar sinónimos:

  • Romántica: sensible, tierna, apasionada, delicada.
  • Cercana: afín, amigable, accesible.
  • Cálida: afectiva, amigable, cordial.

Con esto ya vamos matizando un poco lo que es el tono de voz.

〰️ Paso 3: qué NO es el tono de voz

El mismo ejercicio de sinónimos aplicalo a los adjetivos que NO querés que describan a tu marca.

Así, podrás matizar aún más con el ejercicio de “this, but not that” que proponen Kate Kiefer Lee y Nicole Fenton en el libro Nicely Said.

Tu tono de voz puede ser:

  • Romántico, pero no cursi.
  • Cercano, pero no invasivo.
  • Cálido, pero no ingenuo.

Y es que hay muchas maneras de ser romántico, ¿verdad? Teniendo en claro que no implica ser cursi, pero sí sensible, ya podrás establecer ciertas pautas y palabras que usarás (y no usarás) en base a eso.

Lo que nos lleva al siguiente paso…

〰️ Paso 4: palabras que sí, palabras que no

Con estos matices, habrá palabras que vas a utilizar en la comunicación de tu negocio, y palabras que no.

Por ejemplo, si tu tono fuera “espiritual, pero no esotérico”, podrías utilizar palabras como:

  • Mentalidad.
  • Espiritualidad.
  • Consciencia.

Sin embargo, evitarías palabras como:

  • Energía.
  • Vibraciones.
  • Dioses / dios.

También variará la forma en que te dirijas a tus clientes.

¿Son clientes o pacientes? ¿Son alumnos o estudiantes? ¿Son emprendedores o negocios? ¿Das un taller o un workshop?

〰️ Paso 5: aplicación

Finalmente, lo que queda es describir el tono en sí para ayudarte (a vos o a la persona encargada de la comunicación de tu negocio) a materializarlo en palabras.

Por fin pondremos el tono de voz en palabras. 😉

Sigamos con el ejemplo anterior.

El tono de voz de esta marca espiritual, pero no esotérica, puede ser una voz de mujer, susurrada, tranquila y apacible. Como esas que escuchás en meditaciones guiadas.

(Describirlo así parece tonto, pero creeme que sirve muchísimo después)

Por eso, usarás frases de longitud media, alternadas con frases cortas para marcar el ritmo y dejar “respirar al lector”.

Como esta.

Usarás adjetivos para despertar a los sentidos: colores, aromas, sonidos.

También ejemplos de la vida cotidiana para ayudar al lector a que se identifique con el aspecto espiritual del mensaje.

Probalo.

Vas a ver que esto te ayudará a conservar coherencia entre tus mensajes y los lectores van a leer tus textos con ese tono en su cabeza.

➖ Contrastar siempre

Al terminar de escribir algo, contrastalo siempre con tu “manual de identidad verbal” (sí, con este ejercicio que hicimos).

Fijate bien:

  • ¿Usaste alguna palabra prohibida?
  • ¿Se lee con el tipo de voz que planeaste?
  • ¿Utilizaste los recursos que dijiste que ibas a utilizar?

Dejá de escuchar a los demás e intentar “copiar” a la competencia.

Tu marca es única, tu voz lo es también.

6 comentarios en “¿Cómo transformar el tono de voz en palabras? [ejercicio práctico] ✅”

  1. Me pareció un artículo súper útil e incluso divertido :).

    Lo voy a empezar a poner en práctica más.

    ¡Saludos!

    Responder
  2. ¡Me encantó! Fui haciendo el ejercicio paralelamente que leía el artículo y llegué a un “tono de voz” distinto al que había “asumido” al inicio (increíble). Muchas gracias por estos consejos, me guardo tu página para seguir leyéndote 🙂

    Responder
  3. Excelente contenido 😀 Mil gracias, me ha servido mucho, porque como bien dices, todo el mundo habla de esto pero realmente no es claro cómo hacerlo. Este paso a paso me ha resultado muy últil. Sin embargo tengo una pregunta en este apartado del artículo:

    “Por eso, usarás frases de longitud media, alternadas con frases cortas para marcar el ritmo y dejar “respirar al lector”.

    Como esta.”

    El como esta es donde ¿debería ir el ejemplo de la frases que se usarán? Esto no me ha quedado muy claro… Gracias de antemano por respuesta 🙂

    Responder
    • ¡Gracias Madi! Qué lindo saber que estás ahí 😀 La frase en sí es el ejemplo jejeje una frase corta, como para cambiar el ritmo y que no se duerma el lector. El eterno baile de palabras para ganarnos la atención del usuario en un mundo tan agitado, ayayay… 😛

      Responder

Deja un comentario